Reflexión lunfarda: Mi ciudad de Chivilcoy, en su 166 aniversario de vida

Se fundó el memorable domingo 22 de octubre de 1854, por una comisión de vecinos que presidió Don Federico Soarez. Valentín Fernández Coria clavó la simbólica pala y Manuel Villarino redactó la histórica Acta de nacimiento del nuevo centro de población.

Se celebra el 166 aniversario de la fundación de Chivilcoy, que nació en medio de la agreste geografía de la verde y fértil llanura del oeste bonaerense, un histórico y memorable domingo 22 de octubre de 1854, cuando una comisión de vecinos, presidida por el entonces Juez de Paz del Partido, Don Federico Soarez, estableció las sólidas y duraderas bases de un centro de población, el cual, surgió de un modo claro y promisorio, con un profundo y verdadero amor hacia el trabajo, una tenaz y auténtica pujanza hacedora, un luminoso camino de crecimiento, desarrollo y  progreso y, un bello horizonte de sueños y esperanzado futuro.

Valentín Fernández Coria, clavó la legendaria pala – todo un emblema cabal de esforzada laboriosidad agrícola -, en el espacio donde se levanta la estatua de la Musa Clío, ubicada en la plaza principal 25 de Mayo, frente al Palacio Municipal de nuestra ciudad; y posteriormente, alrededor de las cinco de la tarde, de aquel 22 de octubre de 1854, Don Manuel Villarino hubo de redactar el Acta fundacional, firmada por 22 vecinos del nuevo pueblo, que asomaba en medio de la pampa.

El domingo 28 de diciembre de 1845, se había creado el Partido de Chivilcoy, mediante el decreto Nro. 1844 del entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires, brigadier general Don Juan Manuel de Rosas; el domingo 22 de octubre de 1854, se fundó el centro de población y, el 27 de agosto de 1892, Chivilcoy, a través de un decreto del gobernador bonaerense Don Julio Costa, alcanzó el rango y la jerarquía de “Ciudad”.

Chvilcoy, desde el ángulo etimológico, en idioma araucano – pampa, significa: “Aquí, agua”, “Lugar de agua buena y abundante” y “Padre de todas las aguas”. Nuestro Partido de Chivilcoy, situado a unos 160 kilómetros de Buenos Aires, capital de la República Argentina, se compone de la ciudad cabecera y 10 localidades rurales o de campaña. Constituyen sus tres símbolos: el “Canto a Chivilcoy”, del poeta, escritor y periodista Ernesto Domingo Marrone y el músico, compositor y docente, profesor Pascual Antonio Grisolía, estrenado el 22 de octubre de 1954, para los importantes festejos del Centenario; el “Escudo de Chivilcoy”, aprobado en noviembre de 1977, y la “Bandera de Chivilcoy”, elegida en octubre de 2008.

Mi ciudad de Chivilcoy, por el procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro correspondiente de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Porque nunca arrugó y hace bandera, con su nombre pulenta de agua pura, y nació junto a un kilo de llanura, en un yorno fetén de primavera. Porque luce debute y farolera, bien al pelo, batiendo la hermosura, con su pinta, su bocho que carbura, su ilusión y su imagen tan canchera. Porque banca la historia y el futuro, con su cuore, su embale y su laburo, y la viene yugándola, hasta hoy… Yo le canto, por guapa y por chipola, y le mando después, flor de parola, a mi posta ciudad de Chivilcoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *