¿Qué son los Villancicos navideños?

Los villancicos, villancetes o villancejos, como también se los denomina, constituyen composiciones poéticas, candorosas y musicales, de carácter religioso y acento popular, inspiradas en asuntos de índole evangélica, que para celebrar el nacimiento del Niño Jesús, a manera de cánticos de alabanza, se interpretan, de un modo devoto y muy ferviente, durante el período comprendido, entre las vísperas de Navidad, el 25 de diciembre, y la festividad de Reyes, el 6 de enero. Dichos villancicos, con el propósito de glorificar el advenimiento de Jesús, el Mesías Salvador del mundo, nacido en un humilde pesebre de Belén, en Judea, se cantaron y difundieron, en distintas regiones de España y de América; datando los primeros textos, del siglo XV, cuando aparecieron en diferentes cuadros escénicos, de representaciones teatrales, de aquella época. Sus temas e ideas centrales, se referían a la Buena Noticia del Natalicio de Jesús, la adoración de los pastores y los tres Reyes Magos; la travesía de la Virgen María y San José, desde Nazaret hacia Belén; la partida de la Sagrada Familia a Egipto; la desaparición de Jesús, hallado, posteriormente, en el templo, etc. Luego, estos simpáticos y deliciosos villancicos, fueron cultivados, por diversos e ilustres poetas, de la literatura universal, y así, hubieron de convertirse, en una auténtica y verdadera tradición y, un bello símbolo o emblema, artístico y musical, de las fiestas navideñas.

Los villancicos lunfardos

 EN UN CACHUZO PESEBRE

EN un cachuzo pesebre,

de algún rioba de Belén,

nació un pibe macanudo,

que nos da la paz y el bien.

Un pibe tierno y debute,

lleno de pinta y amor,

que nos trae la parola,

de un mundo posta y mejor.

Un pibe de jeta alegre,

y de facha angelical,

que nos regala el mensaje,

más pulenta  y fraternal.

Guapos, naifas y purretes,

rajemos para Belén,

a pata, tomando el bondi,

o en bote nuevo, también…

Ya un pastor, canyengue y piola,

me batió la información:

Nació un pibe, de primera,

esta cheno de emoción.

Y ese pibe tan chipola,

lleno de gracia y de luz,

es un cuore de esperanza,

llamado Niño Jesús

     LA CHENO DEL RIOBA

LA cheno del rioba,

se vistió de azul,

con pilchas debutes,

de estrellas y luz.

La cheno del rioba,

se siente feliz,

con yecas floridas,

de rosa y jazmín.

La cheno del rioba,

quiso chamuyar,

un himno bien posta,

de amor, gozo y paz.

La cheno del rioba,

parló su sentir,

llegando a la zapie,

de cada bulín.

La cheno del rioba,

de pronto, junó,

la facha y presencia,

del gran Redentor.

La cheno del rioba,

se vistió de azul,

porque hoy, ha nacido,

el Niño Jesús.

       ESTE VILLANCICO

ESTE villancico,

chipola y fetén,

nos da la esperanza,

y el gozo, también.

Porque en un pesebre,

tan mishio y tan gris,

floreció la estrella,

de un potiém feliz.

La estrella debute,

del eterno y amor,

la fe y el embale,

del gran Redentor.

Cantemos, compadre:

El pibe nació,

y otro nuevo cielo,

el mundo junó.

Un cielo banana,

de azul claridad,

donde brille, al mango,

un sol de hermandad.

Carlos Armando Costanzo, fundador y director-organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro correspondiente de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *